sábado, 15 de marzo de 2008

una extraña selección "alemana"


Hay que compadecerse de los niños del Sarre: sus clases de historia y geografía deben ser de las más complicadas del mundo. Desde que a los nietos y bisnietos de Carlomagno les dio por repartirse su imperio, esta región, enclavada en la frontera entre Alemania y Francia (y casualmente rica en carbón y otros minerales) no ha hecho más que pasarse de manos germanas a francesas y viceversa. Como señala la gran Wikipedia, en los últimos doscientos años, el Sarre cambió hasta ocho veces su dependencia respecto a uno u otro país. Pero para lo que ahora vamos a tratar, interesan especialmente los dos últimos pasajes.
Al contrario de lo que se piensa normalmente, tras la II Guerra Mundial, Alemania quedó dividida, en tres zonas (en realidad, en un primer momento, fueron cuatro): la República Federal, la República Democrática y el Sarre, que quedó como un protectorado bajo la tutela de Francia. La primera idea de los galos era apropiarse directamente este último territorio, pero ante la oposición de los sarrenos (y la idea de no humillar demasiado a los alemanes), se debieron conformar con esta fórmula.

En 1950, se define por fin y se legisla claramente la relación entre el Sarre y Francia, sentando las bases para una cierta autonomía del protectorado. Fruto de ello, ese mismo año, la Saarlandischer Fussball Bund (fundada en julio de 1948)consigue ingresar en la FIFA, tras haber rechazado un año antes integrarse en la Federación Francesa. Irónicamente, es la primera selección alemana en ser reconocida por la organización mundial del fútbol.
La curiosa trayectoria de la selección sarrena (que empezó en noviembre de 1950, venciendo a Suiza B por 5-3) tiene más valor histórico que deportivo. De los 19 partidos que disputó (diez de ellos contra selecciones B), consiguió cinco victorias, tres empates y hasta once derrotas (la mayor de todas, ante los campeones del mundo, Uruguay, por 1-7). Su mayor logro, sin duda, fue su actuación en la liguilla triangular de clasificación para el Mundial de 1954, en la que quedó por encima de Noruega (tras una histórica victoria en Oslo) y podría haber complicado las cosas a la hermana Alemania Federal (en unos partidos con una carga simbólica excepcional).

Poco más pudo hacer la selección del Sarre, debido a la brevedad de la vida independiente de la región. En 1954, Francia y Alemania, en el contexto de construcción de las primeras comunidades europeas, diseñaron un estatuto especial para el Sarre, por el que se convertiría en una zona especial que albergaría las sedes de las principales instituciones europeas. Sin embargo, en el referéndum sobre la cuestión celebrado en 1955, el no a este estatuto venció claramente (a pesar de que el voto afirmativo contaba con el apoyo del canciller Adenauer)y se acordó que el Sarre fuera integrado en la Alemania Federal a partir de enero de 1957.

Obviamente, carente el Sarre de autonomía, su selección dejaba de tener sentido, por lo que su último partido lo disputó contra Holanda en junio de 1956, en el mítico Ludwigparkstadion (único campo en el que jugó como local y que sigue siendo usado por el FC Saarbrücken). Pero, por supuesto, aun sin equipo nacional (un término que los sarrenos trataron siempre de evitar), el fútbol no desapareció en este estado: en el próximo "episodio" hablaremos de este FC Saarbrücken y otros clubes de la región.
Un dato más para acabar: desde 1952, la selección del Sarre fue dirigida por un tal Helmut Schön, un tipo nacido en Dresde y buen futbolista en su juventud, que huyó de la parte oriental cuando la cosa se puso fea y que años, más tarde, cuando acabó su trabajo a orillas del río Sarre, lo único que consiguió fue ganar la Eurocopa y el Mundial con Alemania Federal.

En la imagen de arriba, Peter Bomber (derecha) estrecha la mano con Fritz Walter, capitán de la Alemania Federal. En la segunda foto, Puskas (derecha) se saluda con Herbert Binkert, uno de los mejores delanteros sarrenos

7 comentarios:

Fer dijo...

"Lo único que consiguió fue ganar la Eurocopa y el Mundial con Alemania Federal".
Psch, eso se hace con el FIFA en una tarde...

chimoeneas dijo...

no era tan fácil, en aquel entonces no se había inventado el FIFA (lo mismo no existía ni el juego de pasar conejitos al otro lado de la carretera).
ya tengo a tonga clasificada en el mundial del 98

Fer dijo...

Hum, Tonga en un Mundial. Tienen razón los que dicen que el fútbol se esta devaluando...
... claro, que está tirado clasificarse en una conferencia donde tu principal rival es la Australia de Viduka.
Lo siento, Chimo, pero yo voy con Samoa, la tierra de Umaga.

Martín dijo...

Oye Chimo, no es por molestarte, pero mirate como quedo el partido del Red bull contra el Rapid de Viena, ya veras como te va a hacer ilu...

chimoeneas dijo...

ejem... desgraciadamente no había tenido tiempo de ver el resultado hasta ahora. y sí... me ha hecho una ilu que ni pa qué...

gonzalosancho dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Excepcional artículo. Lo cierto es que el Sarre siempre ha dado mucho juego...

chimoeneas dijo...

muchas gracias. espero acabar pronto el artículo dedicado al club. ahora me paso por tu blog!